“Su único crimen fue vender elotes”: el drama de una madre detenida en un centro de ICE en California

Por: Isaias Alvarado

Publicado: feb 03, 2018 en Univision

Desde hace cinco meses, Marcelina Ríos permanece en el Centro de detención para inmigrantes en Adelanto. Ella recibió cuatro multas por vender mazorcas de maíz sin permiso en un parque de Rancho Cucamonga, en California. Tras ser detenida, ICE se interesó en ponerla bajo custodia migratoria.

Marcelina Ríos, quien terminó bajo custodia de ICE por trabajar como vendedora ambulante en un parque del sur de California, posa en esta foto al lado de su esposo y sus cinco hijos.

 

LOS ÁNGELES, California.- La mexicana Marcelina Ríos vendía elotes en un parque del sur de California el 13 de octubre, cuando policías la multaron por ofrecer el alimento sin licencia. Era la cuarta vez que la infraccionaban y, según el código municipal, lo convertía en un delito menor. Por eso la llevaron a una cárcel local. Al liberarla, la detuvieron agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Esta madre de cinco hijos menores de edad, entre estos un niño de 2 años y una adolescente con necesidades especiales, ha pasado los últimos cinco meses en el Centro de detención para inmigrantes en Adelanto, luchando para permanecer en este país. Su defensa legal logró detener su deportación sometiendo el caso a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito. Ahora esperan la fecha de la primera audiencia en ese tribunal.

“Su único delito fue vender elotes”, dijo su prima Rosalba Flores, consternada por la manera en que su pariente terminó bajo custodia federal. “Ella es mamá de cinco niños. Tiene una niña que es especial.Para no pagar una niñera ella ha preferido cuidar a sus hijos y al mismo tiempo ser vendedora ambulante”, agregó.

Después de que un agente del Sheriff de San Bernardino y un guardaparques detuvieron a Marcelina durante la tarde del 13 de octubre en el parque Old Town, la trasladaron al Centro de Detención West Valley en Rancho Cucamonga. Allí permaneció un par de horas, pero al liberarla se llevó una sorpresa.

“Al dejarla salir la estaba esperando Migración”, comentó Flores. “Lo único que queremos su familia y sus hijos es que la dejen aquí”, añadió.

El caso de Marcelina se contó este viernes frente al ayuntamiento de Los Ángeles, en la presentación dela propuesta de ley SB 946, que prohibiría que los gobiernos locales criminalicen a los vendedores ambulantes, evitando que estos –en casos extremos, como el de Marcelina– terminen enfrentando un proceso de deportación. “¡Marcelina! ¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!”, gritaron activistas.

“Historias como la de Marcelina ya no deberían existir en California”, expresó Isela Gracián, presidenta de la organización East Los Angeles Community Corporation (ELACC), que aboga por la legalización de los comerciantes irregulares. “Los vendedores ambulantes salen cada día con ese temor de no regresar a su casa o llegar sin un centavo”, agregó Gracián.

Marcelina tiene 40 años y es de Guerrero, el estado más violento y uno de los más pobres de México. Hace dos décadas ella vino a Estados Unidos buscando un mejor futuro. Tiene cinco hijos, de entre 2 y 18 años. Está casada con otro vendedor de elotes, quien se ha hecho cargo de los menores. La familia vive en Ontario, en el condado de San Bernardino.

“Tiene una hija con capacidades especiales. Tiene 17 años, pero tiene la mentalidad de una niña de 7. Ella siempre ha necesitado de su mamá para sus cuidados”, dijo el activista Benjamín Wood, quien desde octubre se involucró en la defensa de Marcelina y la ha visitado varias veces en Adelanto.

“Ella está con muchas esperanzas de ganar su caso. Está triste, no es fácil estar separada de sus hijos”, señaló Wood, indicando que los abogados esperan que pronto se le imponga una fianza a Marcelina y regrese a su hogar. Ante la urgencia de recaudar fondos para cubrir ese gasto se abrió una cuenta enYouCaring.com, que este sábado había recibido poco más de 1,000 dólares.

“Queremos que apoyen a los vendedores ambulantes, porque ellos no están cometiendo un crimen, solamente venden para sacar adelante a sus familias”, recalcó el activista Wood.

El Sheriff de San Bernardino, que arrestó a Marcelina, ha explicado que no ha fallado a la ley estatal que prohíbe una colaboración entre policías locales y ICE. La agencia aclaró que cuando una persona es detenida se le toman huellas digitales y fotos. Esa información se comparte con el Departamento de Justicia (DOJ), así como con las agencias federales, incluyendo ICE.

“Si ICE quiere investigar a un detenido, enviará una notificación al sheriff sobre su deseo de entrevistar o detener a un recluso”, dijo un vocero del departamento.

ICE, por su parte, indicó que sus agentes se encontraron con Marcelina afuera del centro de detención en Rancho Cucamonga y que con base en las preguntas que ella respondió fue puesta bajo custodia.

El senador estatal Ricardo Lara, autor de la iniciativa SB 946, comentó que la historia de Marcelina es un ejemplo de la vulnerabilidad de los comerciantes callejeros ante la amenaza de ICE de realizar redadas masivas en vecindarios y centros de trabajo. “Una convicción puede volverlos una prioridad de deportación (…), incluso si ellos no cometieron un crimen”, alertó el legislador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *